César Múñoz S.

Testimonio Convivio Puerto Armuelles
César Múñoz S.

El pasado 28 de marzo, se realizó en la capilla de San Vicente una pequeña convivencia entre los dos grupos con el objetivo de mantener el ánimo de los miembros y compartir las experiencias que Jesús y María nos han regalado a lo largo del caminar de este hermoso apostolado.

Aprovechamos la ocasión en la que nos acercábamos a la Semana Mayor para hacer referencia a los diferente tipos de tradiciones o costumbres que se practican, tratando de dejar en claro cuales son las que le pertenecen a la Iglesia católica y cuales no son propias.

Esta reunión estuvo animada por cantos y por una dinámica en la que escogimos frases cortas  del evangelio para luego hacer una tómbola y que cada quien sacara su papelito con su respectiva frase con el objetivo de que meditaran individualmente en ella y luego compartieran con el grupo lo que significaba esa frase para ellos.

Aproveché la oportunidad de que estábamos la mayoría para que expresáramos nuestras vivencias en el Retiro de diciembre del 2008, donde cada uno de nosotros pudo exteriorizar las nuevas experiencias y enseñanzas, tales como:  para unos el significado y las prácticas navideñas cambiaron drásticamente y para otros, el tema de  “la unidad”, es un nuevo concepto de vida comunitaria eclesial, grupal y familiar ya que fue un tema que nos hizo cuestionar acerca de la manera en que nos comportamos en nuestros grupos  ante las diferencias que suelen darse y que muchas veces no actuamos en bien de la reconciliación, por lo contrario, nos juzgamos severamente entre nosotros como si tuviésemos libre de pecado. Otro tema interesante también fue “Aparecida”, por Monseñor Lacunza, quien nos explicó detalladamente los objetivos principales de este Documento. Además,  su motivadora forma de comunicarnos su participación, experiencia vivida en la interacción de ideas, métodos de evangelización y testimonios,  nos hizo transportarnos al Santuario de Aparecida en la participación de cada uno de los eventos y lugares donde se desarrollaba las diferentes actividades para la concretización de este Documento.

De  nuestra parte, queremos reconocer que este retiro fue muy completo, porque además de las enseñanzas,  también se  percibió el amor de Dios a través de la atención y sacrificio de los hermanos organizadores  y la alegría de todos de vernos nuevamente después de mucho tiempo, pero lo más importante fue la presencia real de nuestro Señor Jesucristo en la Santa Eucaristía y la manifestación de su amor a través de su Madre, nuestra Madre; y qué decir de ese gran corazón humilde que nos recibe en su hogar para compartir el nacimiento de Jesús y una exquisita comida. ¿Saben a quién me refiero verdad?

¡Bueno! después de haber compartido todas estas experiencias no podía faltar un pequeño goloseo, en la que cada uno llevamos algo para compartir.

Que la gracia de Dios Padre, la Paz de Dios Hijo y el gozo de Dios Espíritu Santo nos acompañen hoy y siempre.

Book your tickets