Testimonio de Rafael Olivero – Grupo David

Bendita sea Madre Mayra , quiero manifestarle que Dios es maravilloso desde que lo conocí a Él mi vida ha cambiado radicalmente, antes era una persona que no rezaba ni agradecía todo lo que me daba.

Era un músico tocando en fiestas, bailes, rodeado de personas vulgares, obscenas, gente de mal vivir, me estaba convirtiendo en uno de ellos, aunque no consumía drogas, ni bebidas alcohólicas me sentía una persona perdida, hasta que Dios  puso en mi camino a mi esposa Nilka que me regaló dos maravillosos hijos Rafaelito y Karen. Ella me hizo cambiar me enseñó que Dios existe y había que orar mucho e hizo que tocara música religiosa aunque al principio no me gustaba.

Nilka era la líder del barrio formó los grupos de niños, jóvenes y adultos quienes rezaban el rosario en nuestra casa y después en todas las casas del barrio.  Yo los escuchaba, de repente los practicaba en el piano y una noche Dios me hizo que todo se me facilitara y me integré al grupo.  Madre Mayra desde entonces  cambiamos las vidas de muchas personas y por intercesión de la Virgen se sanaron muchas personas,  los vecinos que perdían su trabajo lo recuperaban.

Gracia y Paz, Madre Mayra.

(Esposo de Nilka)

Book your tickets